Diez platos de comida tailandesa que debéis probar

Os dejamos información sobre diez platos de comida tailandesa que debéis probar. Todos ellos son una pequeña muestra de la increíble gastronomía de este país, en la que se da preferencia a los ingredientes frescos y a la preparación en el momento. Y es que la cocina tailandesa destaca por su versatilidad, por sus ricos platos y por ser una de las cocinas más sanas del mundo por el abundante uso de vegetales. Además, gran parte de los platos tienen versiones vegetarianas, lo que la ha convertido en un paraíso para todos aquellos que siguen este tipo de dieta.

Tom Yum Goong

Se trata de una sabrosa sopa picante con gambas, considerada como uno de los platos más representativos de la gastronomía tailandesa. Una mezcla atrevida y refrescante de aromática hierba limón, galangal (jengibre azul), hojas de lima, chalotas, jugo de lima y salsa de pescado, otorga a este plato un inequívoco aroma tailandés. Como es habitual en la comida del sudeste asiático, predomina el uso de productos frescos como los suculentos langostinos que, junto a las setas straw, o paja de arroz, contribuyen a dar cuerpo a esta riquísima sopa. Este es un plato versátil, que encaja perfectamente en cualquier tipo de comida, y cuyo aroma distintivo, con un delicado toque a perfume exótico, unido a un característico sabor agridulce y picante, han terminado por ser asociado indisolublemente a la cocina tailandesa.

Plato tailandés Tom yam Kung

Pad Thai

Emparentado con los “fideos fritos” chinos, se considera el plato nacional. Sus orígenes se remontan a mediados del siglo XX, a la época de la dictadura de Plaek Pibulsonggrang, cuando se “creó” para que Tailandia tuviera un plato reconocible internacionalmente. Para elaborarlo, se saltean tallarines de arroz en un wok con brotes de soja, langostinos, tofu o pollo, huevos, pasta de tamarindo y pimiento rojo, poniendo cacahuetes picados y cilantro por encima. El uso de los tallarines de arroz se debe a la gran escasez que hubo después de la Segunda Guerra Mundial, ya que este tipo de fideos resultaban más económicos y saciantes que el propio arroz. Justo en el momento de servirlo hay que aliñarlo con jugo de limón. Para su presentación, suele decorarse con una rodaja de limón, una flor de plátano, azúcar de palma y chile tostado en polvo.

El Pad Thai tailandés

Som Tam

Esta ensalada de papaya está presente, con diferentes variantes, en todo el sudeste asiático. Aunque es original de Laos, la variante más conocida es la tailandesa. Suele tener tantos devotos como detractores, por su curiosa mezcla de sabores. Para elaborarla se utiliza abundante ajo, chiles picantes, alubias verdes, tomates cherry y papaya verde triturada. Todo estos ingredientes se pulverizan en el mortero. Después se añade jugo de lima y azúcar de palma hasta que la mezcla alcance ese justo punto entre picante y agridulce que distingue esta plato y lo hace difícilmente olvidable. La papaya ha de ser necesariamente verde y crujiente, para poder machacarla con facilidad. Existen variedades regionales más o menos dulces, en las que se le añaden cacahuetes, gambas desecadas o cangrejo salado. A la hora de pedir, es habitual explicar cómo la preferimos. Como curiosidad, la papaya fue introducida en Siam por los portugueses y su uso se generalizó en el siglo XIX. De ahí que el plato laosiano original se decantaba más por el uso de mango o pepino para conseguir el sabor agridulce y no era tan picante.

La ensalada de papaya verde

Massaman Curry

Este rico y sabroso plato tiene que estar necesariamente en la lista de diez platos de comida tailandesa que debéis probar. De acentuada influencia persa, entró a formar parte de la tradición culinaria tailandesa en el siglo XVII. En su elaboración se emplean una serie de especias no muy habituales en la cocina thai, como cardamomo, canela, anís estrellado, laurel, nuez moscada, clavo y comino, que llegaron a Tailandia de mano de los mercaderes musulmanes provenientes de oriente medio y la India. También se emplean chiles secos, ajo, jengibre azul, hierba limón, pimienta blanca, chalotas y pasta de gambas. Con todo ello se hace una pasta que se fríe en leche de coco y a la que se le añade carne, cebollas, salsa de pescado, azúcar, patatas, pasta de tamarindo y cacahuetes. Algunas variantes utilizan el jugo de naranja o de piña como ingredientes adicionales. Debido a su origen musulmán, se suele preparar con carne de pollo, aunque existen variantes con pato, ternera o cordero y, raramente, con cerdo. Se acompaña con un platillo de arroz.

Plato Tailandés masaman

Khao Soi

Este plato es propio de Birmania, Laos y norte de Tailandia. Una de las variantes más conocidas es el Khao Soi Chiang Mai, donde es el plato típico. Es una sopa que se hace con leche de coco y una mezcla de fideos de arroz. Los fideos se cortan con tijeras, de ahí que el nombre del plato signifique “arroz cortado”, y se preparan, mitad y mitad, fritos y hervidos. Luego se sofríe en la leche de coco una pasta de jengibre, comino, curry en polvo, pimienta, ajo  y cebolla, a la que se le añade un preparado  a base de pimienta seca, cebolla, ajo, sal, aceite, y unas porciones de carne. Como tiene reminiscencias chino-musulmanas, se suele preparar con pollo o ternera. Finalmente, se sirve todo en un bol y se le da el toque final con azúcar de palma y zumo de tamarindo. Es un plato muy común en los puestos de comida callejera en el norte del país, donde existen algunas variantes que no utilizan leche de coco.

Los fideos Khao Soi

Khao Pad

Este plato de comida tailandesa es la versión  del “arroz frito” originario de China y que se ha extendido por todo el sudeste asiático. La versión tailandesa se diferencia por usar la variedad de arroz “jazmín”, de grano largo y con un sabor característico. Para la elaboración, primero se cocina el arroz y luego se fríe en el wok con el resto de ingredientes, a saber ajo, tomate, cebolla, huevo. Añadimos una porción de carne que sea de nuestro agrado, puede ser pollo, gambas o cangrejo, y los condimentos habituales como azúcar, salsa de pescado, salsa de soja e incluso salsa de chile picante. Se saltea todo junto y se sirve con trocitos de pepino y tomate, lima, brotes de cebolla y coriandro. Este plato es omnipresente en Tailandia y, como tal, tiene multitud de variantes. Una de las más conocidas es el khao khluk kapi, en la que el arroz se cocina con pasta de gambas y toma un ligero sabor salado y suele tomarse con carne de cerdo. Otras variedades incluyen leche de coco, alhabaca e incluso piña.

arroz frito tailandés

Pad See Ew

Uno de los platos de la cocina tailandesa más conocidos internacionalmente. Es una versión autóctona de los “fideos fritos” chinos. La traducción literal del nombre significa “frito con soja”. Hacer este rico plato es bastante sencillo. Para ello, hay que saltear los tradicionales fideos frescos de arroz finos y anchos (Ho Fun) en el wok con la salsa de soja hasta que tomen un color oscuro característico. La temperatura del aceite es esencial, debe estar bien caliente para que nos queden tostados. A diferencia de otras variantes que optan por salsas untuosas, en la versión tailandesa los fideos han de quedar secos. Después les añadimos brócoli chino, huevo y algún tipo de carne (ternera, pollo o cerdo) o gambas o marisco variado y lo cocinamos todo junto un poquito. Como no queda muy salado, el plato es perfecto para sazonarlo con los condimentos habituales de la cocina tailandesa: vinagre, salsa de pescado o azúcar.

Plato de Fideos tailandeses

Pla Pao

Este delicioso plato de pescado es cien por cien tailandés. El secreto de su elaboración reside en que el pescado, el verdadero protagonista del plato, quede bien impregnado del sabor de las especias utilizadas. Para ello, se rellena el pescado con tallos de hierba limón machacados y mezclados con hojas de lima desmenuzadas. A continuación se pone a la parrilla o al horno precalentado y se cubre con una mezcla de sal, harina y agua desde la cabeza a la cola. La mezcla habrá de estar un poco húmeda, para que se pegue bien al cuerpo del pescado. El tiempo de cocción del pescado ronda los veinte minutos a fuego medio, durante los que habrá que darle la vuelta si es necesario. La salsa de acompañamiento se prepara con sal, azúcar, ajo y chiles. Tiene que estar todo bien disuelto para que no haya tropiezos y la salsa quede muy fina (esencial). El pescado estará hecho cuando la piel esté crujiente y la carne firme. Entonces solo queda retirarlo del grill y quitar la costra de sal con un cuchillo afilado. A la hora de llevarlo a la mesa, se suele servir con la salsa al lado y acompañar con un plato de arroz pegajoso o al vapor.

Pescado al grill

Gai yaang

Es un plato de pollo a la parrilla o barbacoa, original de Laos. Entró en la gastronomía de Tailandia a través de la región de Isaan, en el nordeste del país. Lo encontraréis a lo largo y ancho de Tailandia, porque es de los más habituales en los puestos de comida callejera. Para hacerlo se ha de cortar un pollo a la mitad y dejarlo marinando por un tiempo. El marinado incluye salsa de pescado, ajo, cúrcuma, coriandro, cilantro y pimienta blanca. Aunque existen otras variantes que también utilizan salsa de soja oscura, salsa hoisin, chalotas, hojas y semillas de cilantro, hierba limón, chiles, jengibre, vinagre y azúcar de palma. Una vez que esté bien marinado, se ha de colocar el pollo en posición plana sobre el grill y cocinarlo al carbón durante bastante tiempo, procurando en todo momento que no se queme. A la hora de comerlo se suele acompañar con arroz glutinoso. La versión tailandesa es más templada y más dulce que el plato original laosiano. Existen también versiones del gai yaan en la cocina musulmana tailandesa, pero estas variedades tienen un origen distinto, ya que hunden sus raíces en la cocina malaya.

Pollo a la brasa tailandés

Gaeng Som

Su nombre se traduce como sopa agria y puede ser tanto un curri picante de pescado como una sopa de vegetales. El sabor agrio procede del uso de tamarindo, mientras que el dulce se lo otorga el azúcar de palma. Es muy común en la zona central de Tailandia, no obstante existen numerosas variantes. En Bangkok, por lo general será una sopa agridulce de color rojo que incluirá gambas, mientras que en el sur del país los sabores se intensifican y nos lo servirán mucho más salado, agrio y picante. El caldo en sí se elabora con una pasta de curri que lleva pasta de gambas, chalotas, cúrcuma fresca, ajo y chiles secos, todo pasado por el mortero. El resultado es un potente caldo que, literalmente, sacude las papilas gustativas y no deja a nadie indiferente. Después basta con añadir gambas o pescado o, si queremos la versión vegetal, podemos optar por vainas de moringa (similares a las judías verdes), papaya verde, flores de agati de la India, espinaca de agua, o sensitiva acuática. Debido a la gran popularidad de este plato, se han ido añadiendo otros vegetales como rábano, repollo, repollo chino, zanahoria, espárragos, judías de metro. También se ha vuelto muy común servirlo con tortilla de hojas de acacia.

Suponemos que con estos diez platos de la comida tailandesa que debéis probar, a estas alturas ya os habrá entrado el apetito. Como habréis comprobado, la cocina tailandesa puede ser cualquier cosa menos aburrida. La enorme variedad de ingredientes y de sabores la hacen una de las más completas de todo el mundo. Tailandia ha sabido conjugar diferentes tradiciones culinarias procedentes de los países vecinos o bien de las potencias extranjeras que pisaron su territorio. Tanto la cocina china, como la musulmana e hindú y la de países situados más al sur, como Malasia, se conjugan con la cocina autóctona para crear una gastronomía variada, original y atrevida, en la que dada plato es una aventura y una experiencia de para los sentidos.

Si os ha parecido interesante este artículo, por favor no dudéis en compartirlo en las redes sociales.

Descubre aquí nuestros viajes a Tailandia y Vietnam

Deja un cometario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Comparte lo con tus amigos!

Contacta con nosotros y solicita presupuesto para tu viaje

¡Consulta nuestra guía de viajes!

Guía de Tailandia

¡Síguenos en las redes sociales!